Wednesday, July 23, 2014

Pizzetas vegetarianas variadas muy fáciles

Pizzeta de pan árabe con zucchini, queso, pavita (turkey), portobella. 

En principio sigo agradeciendo a los amigos que se acercan a mis blogs y preguntan por nosotros. Estamos bien, y bastante ocupados. 
Este post hace tiempo que quería hacerlo aunque no cumple con mi objetivo principal: dejarle la enseñanza a mis hijos, diría fundamentalmente a mis hijas. Porqué? Es que luego de 4 años de blog, en todo lo que sea vegetariano no sólo ellas han aprendido, sino me han sobrepasado. Y cada semana  a mi vez, aprendo sobre combinaciones y condimentos que son curiosos para mí, pero que están dentro del ¨trend¨ o sea, son más habituales al día de hoy, nuestra alimentación va evolucionando sin duda y la tendencia actual es hacia lo sano y orgánico.
He tenido conversaciones con clientes de restaurantes, y granjeros y se está dejando el consumo de carnes saturadas de hormonas en pos de una alimentación más sana, seguramente la gente de mi generación ha conocido, -por ejemplo- el verdadero sabor del pollo o del tomate.
Entonces, he decidido que de ahora en más postearé sólo las comidas que me resultan de interés y no creo que por el resto del año tenga tiempo de prepara algo ¨fancy.¨ 

Algo más que ha sucedido, es que me he vuelto ligeramente intolerante a algunos cereales y semillas. Y mi hija mayor me comentó que ha conocido en su trabajo varias mujeres que están afectadas por el mismo problema, y aparentemente es el gluten, como si de pronto fuéramos mínimamente celíacas.
Hicimos una prueba, compró avena arrollada sin gluten, y la digerí sin dolor, compré hamburguesas vegetarianas sin soja ni gluten, con el mismo resultado satisfactorio.
Supongo que a medida que pasan los años, nuestros cuerpos van cambiando y he aquí las consecuencias que comparto desde mi experiencia personal. Entiendo que necesitamos tomar consciencia de cómo afecta la alimentación a nuestras vidas, claro que eso no lo notamos cuando somos bien jóvenes.

Estas pizzetas las tengo desde diciembre pasado, siendo la primera cuasi vegetariana ya que le puse unas fetas de pavita. La que sigue es de restaurant, es una pizza de ensalada y sinceramente la ausencia de queso mozzarella se deja notar porque quedó un poco seca. Es una ensalada de lechugas, radicchio, tomate, cebollas, con queso gorgonzola y avocado o palta.


Las que siguen es de un evento en el lote de cultivo de Foodscape en Long Beach. El grupo construyó un horno de barro y la inauguración fue con bollos de pizzas a los que poníamos vegetales varios, incluídas rodajas bien finitas de berenjenas. Todo lo que se les ocurra viene bien. Riquísimas!



Las pizzetas que siguen están hechas con pan Naan, que dan tan buen resultado como las de pan árabe (éstas últimas con menos calorías). Las hicieron mis hijas y tienen avocado o palta, aceitunas negras, piñones, rodajas de tomate amarillo, albahaca o basil, un chorrito de aceite de oliva. Una delicia absoluta, más ricas que con la masa tradicional de pizza.


Las dos fotos que siguen, son de pan árabe con queso, arúgula o rúcula, duraznos divinos de temporada, sobre una fina capa de mayonesa.



Y la de abajo, también, con pán árabe, una capa de mayonesa, hojas hervidas y escurridas de remolacha, queso cheddar amarillo.


Doy por seguro que tengo más fotos en mi PC, siempre recuerden que nada mejor que el pan árabe para hacer unas pizzetas de bajas calorías en 5 minutos.

Thursday, May 29, 2014

Relleno de empanadas vegetarianas (o quasi vegan) de tempeh


Ante todo quiero agradecer a los queridos amigos que preguntaron por mi ausencia, y si bien ha sido un año complicado con hospital incluído, las cosas están bien y nos encontramos en una racha de trabajo a full hasta fines de semana. He dejado entonces a mis blogs de lado, y supongo será temporalmente.
He tenido muy poco tiempo para cocinar y hoy, he decidido postear esta receta que si bien no luce en las fotos, sé que será útil para muchos. 
Se trata de las empanadas de carne (argentinas) pero esta vez hechas en versión vegetariana, y no digo estrictamente vegan porque la masa la hemos comprado y como tiene un componente de grasa animal, nos salimos de las reglas. Me dice mi hija mayor, ahora devuelta en Vegan , que la masa de empanadas llevaría sal, agua, aceite, harina. 
Ella misma me enseñó esta versión, y al preguntarle cómo hacerlas, me dijo ¨lo mismo que las de carne, pero reemplazás por tempeh orgánico, y no le pongas huevo, ehhh.¨ 


He aquí la foto del tempeh que parece un turrón blando pero nada que ver. Está hecho con soja, mijo, arroz marrón fermentados y supuestamente reemplaza a la carne, en proteínas. Según mi hija, al estar fermentado, es mejor. Para hacer el relleno se desgrana con la mano o con cuchillo, hasta que parezcan trocitos de carne picada.
Lo que he notado, el relleno queda bastante seco, entonces le agregué más aceite de coco. Las especias, a gusto:
Los ingredientes entonces:

cebolla criolla en trocitos
ajíes rojos en trocitos
tempeh desgranado
ají molido
paprika
comino, bastante
aceitunas rellenas o no, cortadas

Rehogamos el ají con la cebolla en aceite de coco, agregamos el tempeh y luego las especias.
Rellenamos las empanadas como hacemos habitualmente, horneamos con fuente antiadherente, engrasando con un poquito de aceite.
Lo que ven a continuación es el relleno de empanadas de carne que hice al mismo tiempo.


El repulgue lo hice distinto, porque en casa es una lucha entre carnívoros, cuasi vegetarianos, vegan, en fin, uno trata de dejar a todos contentos!
Espero entonces que los amigos bloggeros comprendan la situación y no se molesten por no visitarlos y leerlos como bien merecen. Un abrazo a todos.


Sunday, March 16, 2014

Sopa fácil de Enoki Mushrooms (champignones Enokitake)


Es la primera vez que compro Enokitake mushrooms (champignones?) frescos, comúnmente llamados ¨Enoki,¨ y en inglés también ¨golden needle mushroom¨ o ¨lily mushroom¨, siendo el significado de  ¨needle,¨ aguja. Por lo que he leído, su propiedad más importante es la de ser antioxidante.

Así vienen frescos, en un paquete sellado, todos juntos y con sus raíces. Las cabecitas blancas deben estar claras y no amarronadas, de ser oscuras, no hay que comprarlos

Estuve buscando recetas on line, y en general se hacen en sopas, todas muy sencillas, con ingredientes de vegetales asiáticos (por ejemplo bok choy), cebollas, tofu, caldo de pollo.... Otra opción es comerlos crudos en ensaladas, pero no me resultó atractiva la idea, al menos para ser la primera vez que los comía. Digo en singular, porque en casa, todos vieron la sopa encantados, y me preguntaron qué fideos eran esos, y cuando dije que eran champignones, se dieron media vuelta desinteresados :)
Así hice mi versión de Enoki soup:

Un tallo de apio (celery) cortado chiquito
Un cuarto de cebolla española, cortada chiquita
Hojas frescas de lemon balm o melissa
Hojas frescas de albahaca (basil)
Caldo de pollo con tomate (queda más rico y de color rojizo)
Agua, cantidad necesaria
Un paquete de enoki con las raíces cortadas.

Acá debo aclarar, en todas las fotos ví que se hacen enteros, lo cual hace bien difícil la masticación porque si bien parecen fideos, son crujientes y cuesta un poco cortarlos, algunos se ingerirán enteros, lo que me hizo pensar que tal vez no sean adecuados para personas mayores o niños.
Con respecto a su compacidad, creí que durante la cocción se iban a separar, pero no, vean que algunos han quedado agrupados luego de unos 20 minutos de cocción.


El sabor, quedó muy rico, ya de por sí el caldo es delicioso. En la foto de abajo, le agregué un poco de arroz blanco, hay otras versiones que los combinan con setas en rodajas o fideos largos, con lo que quedan disimulados. A mí me gusta verlos así, como lo haría un asiático.


Monday, March 3, 2014

Budín vegan de zanahorias y ananá. Bonus: simil queso rallado vegan


Hoy empezaré agradeciendo los saludos de los amigos bloggeros y los buenos deseos para con la salud de mi esposo, que ha mejorado y nos sentimos más aliviados y descansados, o tal vez no tanto porque estamos trabajando los fines de semana, recuperándonos de demoras.
De hecho, nuestra hija mayor, ha venido ayer a ayudarnos a dibujar y me dió algunas lecciones de veganismo, trajo varios ingredientes que yo desconocía y que probamos las mujeres, porque los hombres, nos miran con caras raras......
Esta receta, ya la había hecho y es del blog de Conxita, Té de Ternura, y acá la presento con algunas variantes. 

INGREDIENTES

1 taza de harina de salvado (wheat flour)
3/4 de harina de espelta (spelt flour), ésta es para que quede más suave aún, pero puede ponerse sólo de salvado.
Nueces picadas
1/2 zanahoria grande, pelada, picada. Puede ser rallada.
1 Rodaja de ananá cortada en cubitos chicos
Una pizca de sal
2 cucharitas de té de polvo para hornear
Raw cacao, o sea, sin aditivos, en polvo, del tipo maya, sin azúcar. Unas cucharitas para dar sabor.
Un poco más de 100 ml de agua (a verificar, la receta dice 100 pero no me alcanzó, tiene que quedar pastoso)
Un chorrito de esencia de vainilla
1/4 de aceite vegetal


Mezclamos todos los ingredientes secos, luego los líquidos, incorporamos los líquidos a los secos, mezclamos y ponemos en una fuente de pan o budín con papel de horno antiadherente (me resultó perfecto, mejor que aceitar la fuente porque este budín es muy frágil).
Cocinamos por unos 40 a 45 min, en 430o F, o sea, temperatura más bien baja, y sacamos cuando está dorado y al clavar un palillo sale seco.
Dejamos enfriar para cortar.

Acá aún está un poco caliente, por eso se ve húmedo

La receta para hacer el reemplazo del queso rallado, que sirve para pastas o pizzas, y más aún: procesar un puñado de Brazil nuts, que son una especie de castañas, con un diente de ajo y sal, todo bien molido. Riquísimo. 


Sunday, February 16, 2014

El color púrpura. The color purple. (En la cocina)


He estado alejada del blog, y tal vez lo siga estando, sin tiempo tampoco de visitar a los blogs amigos, dado que mi esposo está con algunos problemas de salud, lo que sumado al trabajo me lleva todo el día. No obstante, hoy me divertí unos minutos sacando fotos de esta hermosa coliflor que compré, y decidí agrupar otras imágenes que me encantan por el colorido.
Los que me conocen saben bien de mi relación con el arte y el color, y no importa lo que vea, siempre imagino algo pictórico. 
La primera foto de los ajíes, la sacó mi hija Vera, en Farmers Market de Long Beach, California.


Hoy ví en el supermercado coliflores de color verde, naranja y púrpura, ésta me encantó. De sabor es igual a las blancas, pero, si hacen zoom en la foto, verán que la textura es más suave y acolchonada, en la superficie. Es tan crunchy como cualquier coliflor.


Acá, unas florcitas que he comido crudas, acompañadas de salpicón de carne, hecho con carne, choclo o maíz, papas, todo esto hervido en caldo y escurrido, más apio y manzanas verdes. Condimentado con mayonesa.
Tengo zapallo hervido también, pero no le puse, ya que a mi marido le disgusta.


No obstante, le estamos insistiendo que coma más sano, hoy le dí este licuado que tiene agua, apio, moras, y una naranja. Protestó porque no tiene azúcar, pero yo jamás uso azúcar en los licuados.


Esta foto de arriba tiene sus meses, también son vegetales que trajo mi hija Vera de Farmers Market. Vemos duraznos chinos (me olvidé el nombre), una berenjena verde, china, una ciruela injertada con damasco (tampoco recuerdo el nombre) y papas moradas que acá en EEUU llamamos ¨blue potatoes.¨



Las dos fotos de arriba son el resultado de mis blue potatoes hervidas y servidas en ensalada con zapallo hervido en cubitos, más lechuga morada y espinaca baby, cruda. Aliñadas con aceite de oliva, sal, limón. Vean que el color de las papas no es parejo, las hay más rojizas y más moradas.


Y esta terrina de zanahorias moradas con avena arrollada la hizo mi hija Vera, siguiendo mi receta, salvo que se ve más tipo ¨torta¨ o bizcochuelo porque le puso más avena de la que recomiendo. 

Thursday, January 23, 2014

Mermelada de maracuyá. Passion Fruit marmalade

 

Esta receta pertenece a mi cuñada, y les aseguro es una delicia.
Lamentablemente no tengo una foto de los maracuyás o passion fruit porque acá no los he visto aún, al menos en el supermercado, pero sí ví las flores preciosas.


Esta foto la saqué en la biblioteca, y no hace honor a la belleza de la flor

La mermelada lleva 9 maracuyás (léase 1 kg), de los cuales hay que extraer la pulpa gelatinosa con sus semillas. Con una cucharita es bien fácil.
Un mango cortado en cubitos pequeños.
Dos manzanas verdes peladas y cortadas pequeñitas.. 
Azúcar blanca, mismo volumen que las frutas cortadas junto con la pulpa. Esa cantidad para quienes son bien golosos con el azúcar. Para nosotros, es mejor con menos cantidad. Dice mi cuñada que si el volumen da 1 1/2 kg, entonces usamos 1kg de azúcar.
Separar los cubitos de una manzana verde dejarlas con un poco de jugo de limón.


Cocinar la pulpa del maracuyá, junto con el mango, el azúcar y los cubitos de una de las manzanas, revolviendo a fuego muy bajo (recuerden que no lleva agua), por una media hora. Cuando queda con textura de mermelada, agregar los cubitos de manzana crudos (de 1.5 mm de lado) que hemos separado, revolvemos unos minutos más y listo.
Guardar en frascos esterilizados (hervidos por 20 min) mientras aún está caliente. Tapar y luego refrigerar.

A quienes les interese conocer el mito y simbolismo de la flor de la pasión, justamente asignada a la pasión de Cristo, les dejo este link:
http://theclubofcompulsivereaders.blogspot.com/2010/05/mito-y-simbolismo-de-la-flor-de-la.html

Friday, January 17, 2014

Sopa de filet basa en crema de coco Thai (Fish in cream of coconut soup)

 

Debiera decir ¨simil Thai¨ porque esta receta no contiene los ingredientes exactos, para hacer una exacta versión de la sopa Thai de coco.
La receta en la que me inspiré está en el blog de Vero y también la aprendí de visitar el blog de Pamela pero como yo utilicé una slow cooker, no estaba segura de los resultados, especialmente en el uso de las cremas, porque en esas ollas los lácteos se disgregan y hay que ponerlos al final de la cocción. Así que hice una prueba rápida con:

1 filet basa u otro pescado similar, grueso, que no se rompa mucho
Un ramito de hojas de melissa o lemon grass.
1 lata de crema de coco.
Jengibre en polvo, una cucharita
Curry en polvo, dos o tres cucharitas
Extracto de caldo de pollo. Una cucharita de té, gorda.
Un mushroom Portobella, cortado en gajos
1 ajo picado
1/2 zucchini en gajos
Perejil picado.
Jugo de una rodajita de lima.
Una cucharita de salsa de soja oscura (dark soy sauce)
Una cucharita de azúcar marrón (brown sugar)
Agua. Cantidad necesaria


NOTAS:
Esta crema que he usado es importada de Thailandia y no es dulce, es parecida a la leche pero más densa. Con una lata salen como tres porciones de esta sopa.
Yo usé citron que ví por primera vez. Por lo que leí, es una variedad genética muy antigua del limón y la lima. He visto fotos on line y la cáscara es más gruesa, sin embargo, vean, este paquete estaba entre los citrons y es de color ligeramente anaranjado. Parece un poco menos ácido que el limón, es bien fragante.
La melissa, o lemon balm, es una planta muy fácil de cultivar, y a veces se propaga sola. En esta foto, ven una de mis plantas de melissa, creció sola al lado de un rosal, a partir de una plantita que compré hace años. En este link, verán cómo cultivarla y algunos tés:




Como esta receta fue de prueba y error, lo primero que hice fue poner todos los ingredientes (menos el agua) en la slow cooker, y ver al cabo de dos horas -en temperatura mínima-, qué pasaba. Pues el pescado estaba cocido o casi y la crema no se disgregó. No tengo explicación para esto, supongo que será porque no es producto lácteo animal? Por otro lado, no sabía cuánto vapor largarían los ingredientes, recuerden que en slow cooker se usa la mitad o menos de agua. Pero aún seguía bien denso, así que le agregué agua hasta conseguir una densidad de sopa. El inconveniente, tuve que esperar dos horas más hasta que tomara temperatura nuevamente, con lo cual el pescado se sobrecocinó un poco, pero para una sopa no hay inconveniente.
Se sirve sola o con arroz blanco al vapor.

En esta foto, aún no le había puesto agua

Conclusión, tendría que haber puesto el agua desde el principio de la cocción y apagar cuando el pescado estaba listo, eso será para la próxima, en la que tengo pensado usar camarones (shrimps). El sabor, exquisito.


TOSTADA BONUS: Con uno de los Portobello que sobró, lo tosté rápidamente con manteca en la sartén, junto con unos gajos de cebolla, condimentados con sal y ajo en polvo. Unté una rodaja de pan negro de molde con mayonesa, le puse el Portobello, las cebollas, baby corn o choclitos/maiz en rodajitas, queso cheddar sharp y lo gratiné unos minutos. Hmmm :) 


Sunday, January 12, 2014

Tarta de espinacas y champignones con salsa bechamel, bien fácil.


Tengo devoción por la salsa bechamel, que en Argentina llamamos comunmente ¨salsa blanca,¨ y no suelo hacerla porque cuando está lista, la como de a cucharadas del recipiente, con queso rallado y ya sé que tiene muchas calorías.
La espinaca, con salsa bechamel es otra de mis perdiciones, y mi abuela solía preparar pizza con esos ingredientes. Mi preferida!
Una de las desventajas para la pizza o tarta de espinacas y bechamel es el tiempo de preparación. Tradicionalmente, según mi mamá y abuela, las espinacas (o acelgas en su defecto) se hervían, escurrían, picaban... Y la salsa se preparaba aparte, luego rehogábamos las cebollas y ajíes.
Yo nunca ví en casa de mis padres una ensalada de espinacas crudas, pero bastó que llegara a EEUU para abrir la mente sobre alimentos crudos, como, las espinacas, el broccoli, la coliflor, la remolacha, entre otros. Han cambiado las formas de alimentación y los tiempos, así que hoy tengo otra propuesta, que es más rápida e igual de rica:


Compramos baby spinach, ya lavadas , en bolsa. También las usaremos para ensaladas.
Cortamos cebolla criolla o española, más unas tiritas de ajíes. Las rehogamos en manteca, rápidamente en una sartén grande. Agregamos dos cucharadas BIEN GORDAS de fécula de maíz, revolvemos a temperatura baja, con cuchara de madera, disgregando la fécula, hasta que absorba la manteca, en segundos.
Luego agregamos leche fría, cuánto? Digamos para una tarta de 20 cm de diámetro, 1/4 de botella de 1 1/2 l. Seguimos revolviendo y ya ponemos las espinacas, hasta que vemos que será suficiente para nuestra tarta. No puedo dar cantidades, porque la espinaca está cruda, así que vamos agregando ¨a ojo.¨ Más los champignones cortados en rodajas. Revolvemos un poco más, listo.
Más: queso rallado, bastante, un poco de sal, nuez moscada rallada.


Fin de la primera parte. Verán que como las espinacas están crudas, en breve se juntará líquido verdoso, que es el agua que largan las hojas, pero no se mezclará, obviamente, conla bechamel.
Entonces desechamos el líquido (agua) sobrante.
Agregamos mínimo dos huevos grandes, más unos trozos de queso cortado. En este post, gorgonzola, una delicia. O Roquefort, que sea fuerte.
Ponemos el relleno en una tarta y cocinamos hasta que quede firme y dorada. Un poco más de media hora a 450o C.


La foto debajo, es tarta de espinacas y champignones pero sin salsa Bechamel, hecha con sour cream o crema ácida. También se puede hacer con queso crema.



Saturday, January 4, 2014

Budín de pan (especiado)



Esta receta la tenía posteada en el 2010, y la borré sin querer al intentar cambiar las fotos. Este año, le agregué especias (cardamomo, cacao y jengibre en polvo) y quedó más rico aún.
Yo hago este budín con pan lactal o de molde, porque así queda mucho mejor la textura y más liviano. Las cascaritas las saco y las guardo en una bolsa hermética en el freezer para hacer albóndigas.

INGREDIENTES:
1 L de leche entera (puede usarse queso crema o sour cream pero queda mucho más pesado, mejor la leche)
4 huevos grandes
2 cucharadas gordas de manteca, derretida
1 taza de azúcar más extra para hacer el caramelo
pan de molde o lactal, aproximadamente 3/4 de un paquete grande. Yo voy agregando la miga desmenuzada hasta que vea que la mezcla se hace densa, pero aún se puede revolver. Me refiero a un paquete de unos 475gr, de un pan que sea bien aireado, generalmente de baja calidad, sin agregados. 
Un chorrito de esencia de vainilla
Ralladura de limón o naranja
Un chorrito de cognac, o brandy o whisky. Opcional.
Otros opcionales: trocitos de dulce de batata, de chocolate, pasas de uva (raisins), o de frutas frescas sin mucho jugo, como peras o manzanas.


Hacer el caramelo y verterlo en un molde antiadherente. Yo usé este de siliconas enmantecado y se desmoldó muy bien.
Mezclar todos los ingredientes menos el pan, que se agregará desmenuzado, sin cáscara como dije anteriormente. Pasar la mezcla al molde de budín o flan.
Cocinar a baño María, a temperatura media, 450o F, por una hora aproximadamente, hasta que se dore y al clavar un palillo salga seco. Como ven, el budín va levando dentro del horno, girarlo para que se cocine parejo. Guardar en la heladera. Desmoldar cuando se enfría.
Servir con crema de leche batida con azúcar, o dulce de leche, o chocolate syrup o simplemente con el caramelo.


LinkWithin

Related Posts with Thumbnails